noticias02.jpg

Rica herencia de una receta

Vickiana Mañón está que no se lo cree. Es la primera finalista del reality gastronómico realizado por el Grupo Rica. Obtuvo esta posición gracias a una receta que aprendió de una amiga llamada Ramona.

Cuenta que aprendió a preparar el "bacalao ahogado en coco" que hoy la hace merecedora del máximo galardón del ‘reality’ Rica, cuando vivía en Bayaguana, donde conoció a Ramona. "Nos hicimos muy amigas. Recuerdo que cuando fui a su casa la primera vez, ella estaba preparando ese plato y no se pudo resistir ante el riquísimo aroma que salía de la cocina. Luego, ya siendo más amigas, le pedí la receta y ella no solo me la dio, sino que me explicó cómo hacerlo".

Dice Vickiana que luego quedó embarazada de su segunda hija y tuvo que volver a Santo Domingo. Eso hizo que perdiera el contacto con su amiga durante un par de años. “Cuando pude, regresé a Bayaguana a llevarle mi bebé, pero llegando a la casa me enteré que ella había muerto hacía unos días. Eso me hizo sentir muy triste y siempre la recuerdo”. En su honor, nunca he dejado de preparar la receta, así que cuando se enteró del concurso Herencia Gastronómica Dominicana de Rica, pensó en participar con ella y corrió a inscribirse. La preparó por primera vez para presentarla en el reality en nombre de la memoria de su amiga Ramona.

Entrevista Vickiana Mañón:

Admite Vickiana que llegó al programa un poco negativa porque los platos de los otros dos participantes, Franklin con las “pechugas en salsa blanca” y Mercedes con el “consomé maravilla Rica”, estaban exquisitos. Pensó que había llegado solo a la degustación masiva, que no seguiría avanzando a la final.

“Cuando escuché que había sido seleccionada como la primera finalista, fue algo maravilloso. Solo el Señor sabe cómo me sentí. Le pedí fuerzas a Dios para poder expresar lo que sentía en ese momento, sin desfallecer y me las dio”.

Así que agradeció al Todopoderoso por esto y a su amiga Ramona, de quien dijo fue para ella como una madre. “Si la tuviera ahora le diría que la quiero mucho, le daría las gracias por haberme enseñado no solo a preparar esa receta, sino a hacer tantas cosas en la cocina. Y sobre todo le agradecería el haberme acogido en su casa, en su familia como una hija más”, explicó con nostalgia.

Vickiana espera que así como ha llegado a ser la primera finalista, llegue a ser la ganadora. Entiende que puede encontrarse con recetas superiores a la de ella, pero que cada vez que le ha tocado realizar su receta, trata de superarse a sí misma. Eso sí, sin olvidar los ingredientes que le dan el toque del éxito: esfuerzo, dedicación y mucho amor.

Publicado en Listín Diario